X

¿Tienes alguna duda o quieres que te informemos?

Nombre

Correo electrónico

Teléfono

En qué horario prefieres que te llamemos

Llamada gratuita:    900 92 1000
logo facebooklogo twitterlogo youtubelogo blog CE Consultinglogo linkedin

¿Es realmente importante establecer la “visión” en la empresa?

 

Durante 1988, el entonces vice-presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, le pidió a un amigo ayuda para identificar algunos temas para la campaña del año siguiente. El amigo, en cambio, le sugirió ir solo a Camp David durante unos días para saber a dónde quería llevar al país. “Oh”, dijo Bush en la exasperación claro, “la cuestión de la visión.”


Es común encontrar colgados en las paredes de las empresas una declaración de visión, conjuntamente con la misión y valores; no obstante en la mayoría de los casos estas declaraciones no pasan de ser lienzos ornamentales sin significado para la mayoría de los colaboradores. Si esta es la situación, es muy probable que los resultados de estas organizaciones sean algo menos que mediocres, y en las raras excepciones en las que existen resultados alentadores, estos no son sostenibles en el tiempo y se comportan más bien como “montaña rusa”. Para estas compañías es común observar cambios constantes (cada dos o tres años) en sus directivos.

En la mayoría de los casos estas declaraciones no pasan de ser lienzos ornamentales sin significado

Lo cierto es que sin una visión las organizaciones y los individuos no avanzan, corren en círculos pues no existe un norte definido, y ya que no avanzan retroceden dada la constancia del cambio. Si la visión es tan importante ¿por qué no es evidente en muchas organizaciones? Pienso que dentro de las razones hay que considerar en primer lugar la naturaleza del líder, su nivel de pasión, ambición y coraje ético para plantearse desafíos.

La visión, por naturaleza, debe inspirar y motivar las personas a querer ser parte de un futuro más promisorio. Esta es la labor del líder, crear una imagen mental de donde quiere estar o llevar su organización en un plazo determinado, reclutando colaboradores que de forma voluntaria contribuyan con entusiasmo a este propósito. Si bien la visión debe ser desafiante y exigir de las personas nuevos niveles de ejecución y excelencia, al mismo tiempo deben basarse en la realidad para que tenga significado para la organización. Debe ser además creíble para que sea relevante, si la visión no es realista y creíble, el impacto será contrario a lo que se busca, pues en lugar de inspirar, desmotivará y no proveerá dirección.


¿Qué es la visión y porque es importante?

La visión es una imagen vívida de un futuro que es mucho más grande y reconfortante que el presente. Es un destino extraordinario que nos enfoca, inspira y al mismo tiempo crea cierto escepticismo positivo, que provoca en las personas el anhelo de esforzarse más allá de lo habitual. De esta definición se desprende su importancia:

  • Motiva a la acción: una visión bien elaborada atrae talentos, crea compromiso y energiza. Cuando las personas están motivadas liberan su creatividad, son capaces de superar los inevitables obstáculos que se pre-sentarán en el camino, se empoderan de las tareas, toman riesgos y se orientan a resultados.

 

  • Crea significado: La visión da sentido a las organizaciones, define un propósito, es la “N” en la brújula. Los colaboradores encuentran el motivo por el cual se levantan cada mañana. El propósito significativo en la visión implica que está alineada con la razón de ser de la institución, la misión. Algunos autores cuestionan el clásico ejemplo utilizado para definir la visión de John F. Kennedy cuando el 25 de mayo de 1961, pronunció ante el Congreso de Estados Unidos las siguientes palabras: “Creo que esta nación debe proponerse la meta, antes de que esta década termine, de que el hombre pise la Luna y vuelva a salvo a la Tierra”. El cuestionamiento surge por el argumento de que este desafío, en teoría, no tenía vinculado un propósito más allá de la carrera por el espacio contra Rusia.

 

  • Mantiene el enfoque: La alta presión competitiva, aunada con las demandas crecientes por resulta-dos en el corto plazo, pueden llevar a algunos líderes a perder el enfoque. La mayoría de las decisiones estratégicas se concretizan en períodos de tres a cinco y hasta diez años. Si los líderes no logran consolidar el presente mientras desarrollan el futuro, se verán en la tentación de tomar decisiones divorciadas del negocio central (Core business). La visión es el catalizador que mantiene el enfoque en el futuro deseado, crea coherencia y alinea las diversas fuerzas contradictorias que con-viven en la organización, depone el ego de las agendas particulares en pro de una agenda común.

 

  • Define la estrategia: La visión no debe quedarse en planteamientos míticos, si no existen planes concretos no pasará de ser una aspiración quimérica; debe ser el disparador de la estrategia. Siendo la visión la ambición de donde se quiere estar en Henry Ford el futuro, esta debe tener vinculada las acciones de cómo llegar hasta allá. Es importante que la estrategia sea integral, es común encontrar en las organizaciones acciones fragmentadas por áreas funcionales y confundir esto con la estrategia. Para que sea válida esta tiene que abarcar toda la organización, desde el líder hasta las áreas de soporte, dando particular énfasis al desarrollo de nuevas competencias necesarias para lograr nuevas metas. Al fin y al cabo la visión es la sumatoria de las diferentes metas y si estas no están alineadas difícilmente se logrará el resultado esperado.

 

En definitiva queda demostrada la relevancia de una visión inspiradora y el impacto que tiene esta dentro de la organización y los individuos. Hemos expuesto de forma resumida algunas de los errores que comenten líderes en su afán de lograr resultados a corto plazo, ya sea por presiones internas, de los accionistas o de la casa matriz, o porque simplemente equivocan el rumbo. Por igual hemos seleccionado cuatro razones que claramente despejan cualquier duda sobre la importancia de la visión. Pero, ¿cuál es el rol del líder en todo esto?, eso será tema de nuestro próximo artículo.


Escrito por: Ce consulting


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *